Antena Dipolo G5RV

Dipolo Multibanda

De todas los dipolos y alambres que he guindado en mi estación, la G5RV es la antena que se lleva el premio. Hasta el momento ha representado el mejor compromiso entre rango de operacion y calidad de señal que he podido tener.

La G5RV se llama asi en honor a Louis Varney, G5RV, radioaficionado inglés que la diseñó originalmente.Consiste en un dipolo simple, alimentado por medio de línea paralela abierta de 450 ohm (“línea escalera”), lo cual le permite operar en bandas de 10 a 80 metros con moderada ayuda de un tuner.

De hecho la G5RV es una buena antena no solo para el principiante, sino para cualquier radioaficionado que desee una antena multibanda de rendimiento medio. Una multibanda es una antena sin la cual no debería estar una estación, y la G5RV proporciona una buena alternativa para aquellos que no deseen gastar cientos de dólares en verticales o dipolos de trampa.

Construcción y colocación:

La G5RV tiene dos versiones: la versión de 10 a 40 metros y la versión de 10 a 80 metros. La primera puede ser una alternativa viable para aquellos que no poseen estructuras de soporte altas (superiores a 6 metros), y la segunda para aquellos que poseen una torre o un árbol de buen tamaño.

En sí la G5RV se construye igual que cualquier dipolo: un aislador central que separa los dos brazos, y aisladores laterales que aislan a los brazos de los amarres. La línea escalera se conecta a la antena en el aislador central (puede resultar útil soldarla para evitar desconexiones accidentales en condiciones de mucho viento).

Cada brazo, en la version de 10 a 40 metros, mide 7.77 metros. La línea escalera para esta misma versión tiene 5.55 metros de largo. Para la versión de 10 a 80 metros, las medidas simplemente se duplican: 15.55 metros cada brazo y 11.10 metros la línea escalera.

 


Medidas de la G5RV para 10 a 40 metros (hagan click para ver la imagen)

 


Ejemplo de construcción del aislador central de la G5RV. La antena se suspendería de algún soporte utilizando el orificio central del aislador.(Hagan click para ver la imagen)

Para facilitar la instalación de la antena y evitar entrada de agua al cable, se puede soldar un conector SO-239 al final de la línea escalera para acoplar el coaxial mediante un PL-259.

La antena puede colocarse en las tres posiciones tradicionales: horizontal si se tienen 2 soportes lo suficientemente altos, V invertida para un solo soporte alto, o V invertida con cabos verticales en caso de no tener un soporte lo suficientemente alto.

La alimentación tradicional de la antena es mediante cable coaxial RG-8, aunque también se puede alimentar directamente la línea abierta al tuner si éste posee las terminales necesarias.

Ajuste y notas finales:

El ajuste de la antena se realiza mediante un tuner, ya sea automático o manual. Personalmente he encontrado mejores los tuners manuales, ya que permiten una mayor flexibilidad en cuanto al punto de ajuste.

Hasta donde conozco, no hay forma de utilizar la G5RV en su rango completo sin ayuda de un tuner.

La G5RV me ha dado muy buenos resultados. Al ser un dipolo tiende a ser un poco más ruidoso y un poco menos direccional que otras antenas (especialmente si se coloca en posición V invertida), pero este sacrificio lo compensa el amplio rango de bandas que permite trabajar la antena, y además su bajo costo y facilidad de instalación.

Cerca de los bordes de su rango (40 y 80 metros especialmente) la G5RV exhibe cierta oposición a la resonancia, aunque se utilice un tuner. Varias veces me he llevado una buena quemada RF al tratar de ajustar la antena en 40 metros, por lo que recomiendo mantener los dedos alejados de las partes metálicas del tuner, y ajustar utilizando la mínima potencia posible. Al incrementar la potencia del transmisor una vez ajustada la G5RV, háganlo gradualmente. No es nada raro que al llegar a 40 o 50 W se empiecen a producir arcos dentro del tuner y haya que volver a cero y reajustar inductancias y capacitancias… entre más baja la potencia menos será el abuso al que se somete el tuner y mayor será su vida útil.

Si utilizan un SO-239 al final de su línea escalera para acoplar un PL-259, es muy importante cuidar la conexión de la escalera al SO-239, especialmente en la línea exterior. Por lo general el SO-239 es un conector que no acepta fácilmente soldadura, lo cual hace difícil el trabajo de colocarle la terminal “negativa” de la línea escalera. La forma correcta de solucionar este problema es mediante un tornillo de tuerca pequeño, y una plaquita de cobre o bronce. Mediante el tornillo se sujeta la placa a uno de los huecos del SO-239, y en el extremo libre de la placa se hace un orificio para pasar la línea escalera y soldarla. No debe simplemente echarse una pelota de soldadura sobre el conector para soldar la línea, ni tampoco debe hacerse “amarrada” a los huecos del SO-239. Cualquiera de estos métodos fallarán al cabo de unos meses de viento, y el resultado será un ruido intermitente extremadamente intenso (S9+), causado por el deslizamiento del cable sobre la pared del conector.